miércoles, 18 de julio de 2012

Doce días para volar: Día 11 y 12

Día 11. Se levantó, del destilador cayó la última gota. Una claridad infinita le hizo ver las dinámicas desde su concepción; tantas barreras construidas que ahora no estaban más.

Noche 11. Pasados los minutos se detuvo, hoy se había cansado de jugar a la culpa y vergüenza.


Día 12. En el silencio olor a neblina se sentó a escuchar la dulzura de su alma.

2 comentarios:

Victoria dijo...

Me ha encantado, un placer pasear contigo. Yo también estoy destilando la construcción de mi realidad :-)
hasta la última gota.
Podría llevarme este vuelo a mi blog ¿me das tu permiso?

Un fuerte abrazo

Ah'eesha dijo...

Hola Victoria, recién leo tu comentario, por su puesto que puedes compartir lo que aquí comparto, me alegra que te haya encantado y sigamos destilando esta construcción de nuestras realidades para crear nuevas!

Un abrazooo